Publicador de contenidos

Las tendencias de consumo y su efecto en la gestión de valores

Empleado de Brink’s

20 abr 2020

Las tendencias de consumo y su efecto en la gestión de valores

Actualmente, la demanda de efectivo sigue siendo resiliente. A mucha gente esto le parece sorprendente, especialmente ante la mayor competencia de métodos alternativos de pago, como las tarjetas de crédito, las tarjetas de débito y las aplicaciones de pago electrónico, como Venmo y PayPal. No obstante, el levantamiento sobre preferencias de pago de los consumidores Diary of Consumer Payment Choice de 2019 realizado por la Reserva Federal destaca la manera en el efectivo sigue siendo usado, e incluso preferido, por una amplia gama de personas pertenecientes a distintos grupos de edades y niveles de ingresos familiares.

Este informe llega a la conclusión de que el efectivo representa el 26 % del total de transacciones, así como el 49 % de los pagos de menos de USD 10. Además, los consumidores típicamente prefieren el efectivo para los pagos realizados en forma presencial, y el 35 % de los participantes usan efectivo para estas transacciones. Este informe también descubrió que los consumidores que prefieren otros métodos de pago, de todos modos prefieren tener dinero en efectivo a la mano como reserva para el pago en caso de que su método preferido no se encuentre disponible. Si bien los métodos electrónicos de pago pueden parecer modernos y convenientes para la mayoría de las compras, hay muchos casos en los cuales el dinero en efectivo sigue siendo el método de pago más confiable para transacciones de poco valor y transacciones presenciales.

EL EFECTIVO SIGUE SIENDO CONVENIENTE

Este alto nivel de uso de efectivo, junto con el constante crecimiento del comercio electrónico y por medios móviles, está cambiando la manera en que los clientes hacen sus compras, así como sus hábitos de compra. A pesar del aumento de las transacciones sin papeles y en línea, el efectivo sigue dominando las compras minoristas presenciales.

El estudio citado anteriormente también determinó dos motivos principales por los cuales el efectivo es el medio de pago predominante para las transacciones presenciales.

Motivo n.° 1

Las oportunidades de usar dinero en efectivo, con frecuencia, se limitan principalmente a las transacciones presenciales. Por ello, es más probable que los consumidores usen efectivo para transacciones realizadas en tiendas físicas, máquinas expendedoras, parquímetros y taxis que en compras en línea o en pagos de facturas.

Motivo n.° 2

Dado que la mayoría de los pagos que realizan los consumidores corresponden a transacciones de poco valor, el dinero en efectivo es el método de pago preferido para compras de escaso valor. El levantamiento realizado por la Reserva Federal citado destacó que una transacción promedio en efectivo ronda los USD 22, y que el efectivo se usa con mayor frecuencia para pagos de menos de USD 25. El monto del pago parece influir en la elección de un cliente entre efectivo, tarjeta de débito, tarjeta de crédito u otra forma de pago.

No obstante, estas tendencias no son ninguna novedad para las tiendas retail y los comerciantes, y este uso frecuente del efectivo les genera la costosa carga, tanto en tiempo como en dinero, de gestionar manualmente sus fondos.

EFECTOS DEL USO DE EFECTIVO EN LA GESTIÓN DE VALORES

La fuerte demanda y el gran uso de dinero en efectivo están obligando a las tiendas retail, los bancos y los transportes blindados a explorar nuevos métodos para automatizar sus operaciones.

Debido a que el manejo de efectivo es un proceso manual que requiere mucho personal, con frecuencia, las tiendas retail se ven obligadas a dedicar tiempo a contar efectivo, cuadrar la caja y depositar fondos en el banco. Estas tareas no solo quitan a los empleados de las operaciones diarias y de la atención de los clientes, sino que también exponen al peligro a los empleados y a la tienda.

La gestión manual de efectivo puede aumentar el riesgo de mermas, robos internos y errores humanos. Por fortuna, la industria de gestión de valores ha introducido la tecnología de cajas de fondo inteligentes y soluciones digitales para eliminar muchos de estos desafíos.

SOLUCIÓN DE CAJA DE FONDO INTELIGENTE

Ahora que las empresas buscan la forma de optimizar el proceso de transacciones, el desarrollo de las cajas de fondo inteligentes resulta más que oportuno. Al automatizar el proceso de manejo de efectivo, esta tecnología beneficia a las empresas ya que les ahorra tiempo y dinero, además de brindar a los clientes una mejor calidad de servicio.

El diseño compacto de la mayoría de las cajas de fondo inteligentes permite ubicarlas de manera óptima en el punto de venta, para que los empleados introduzcan el efectivo de inmediato en la caja de fondo y esta pueda validar o rechazar los billetes falsos. Depositar el dinero inmediatamente después de la transacción también reduce la exposición en la empresa. Al limitar la cantidad de personas que cuentan y manejan el efectivo, una caja de fondo inteligente puede reducir en forma significativa el riesgo de robos internos y de merma.

Además, estas cajas de fondo permiten a las tiendas retail reunir los depósitos de varios días, a fin de reducir la cantidad de idas al banco. Mientras los fondos permanecen a resguardo en la caja de fondo, los datos de los depósitos se comunican por vía inalámbrica al banco y, de ese modo, se brinda acceso a la generación de informes en tiempo real y se facilita el acceso diario al crédito.

Las tiendas retail que usan cajas de fondo inteligentes eliminan la necesidad de que los empleados tengan que hacer peligrosas idas al banco para gestionar depósitos o solicitudes de cambio. Al optimizar sus operaciones, también reducen los costos de personal y el tiempo dedicado a la entrega manual de efectivo se reasigna a gestionar el negocio o atender a los clientes. La implementación de una caja de fondo inteligente no solo mejora la seguridad de los empleados y las ganancias sino que también aporta mayor visibilidad de los saldos de efectivo.

La necesidad y el uso de efectivo no van a desaparecer en el futuro próximo. La Reserva Federal informó que había, aproximadamente, USD 1,79 billones en circulación a diciembre de 2019. Si bien el efectivo sigue cumpliendo una función clave en los gastos de los consumidores, por fortuna, las tiendas retail tienen opciones para mejorar su proceso de gestión de valores y, a la vez, aumentar la seguridad de sus empleados, su tienda y su rentabilidad.

Confíe a Brink’s su gestión de valores (CTA)

Durante 160 años, Brink’s ha moldeado la industria con su experiencia sin igual y su innovación en gestión de valores. En Brink’s, nos enfocamos en el panorama general para nuestras soluciones integrales con hardware, software y servicios centrados en usted. Visítenos en Facebook, Twitter, LinkedIn o YouTube para obtener más información sobre la tecnología, los servicios y las soluciones de Brink’s para su empresa.

Más de nuestra biblioteca de contenidos:

Diversidad e Inclusión, el nuevo valor corporativo de Brink´s

Brink’s, como empresa global con más de 160 años de historia, operaciones en 49 países y clientes en más de 100 países, da cuenta que la Diversidad e Inclusión es un valor que siempre ha estado creciendo orgánica e intrínsecamente en nuestra cultura, en nuestra forma de relacionarnos, para entregar soluciones y experiencias óptimas, innovadoras y satisfactorias a nuestros clientes de todo el mundo.

Leer más

El uso de efectivo ha aumentado en medio de la pandemia, dice el CEO de Brink´s

El uso de efectivo ha aumentado en medio de la pandemia, dice el CEO de Brink´s

Leer más

La seguridad del efectivo adecuada para su organización gubernamental

A pesar de la creciente popularidad de los pagos por dispositivo móvil, el efectivo sigue siendo muy utilizado por los consumidores de todo el país. Con esto, muchas personas siguen utilizando efectivo para pagar las tarifas gubernamentales, como impuestos, multas de estacionamiento, cargos judiciales y más. Este uso de efectivo crea una necesidad de gestionar efectivamente el ingreso de efectivo para permitir operaciones eficientes diariamente en los organismos gubernamentales.

Leer más